La tecnología en la nube no se toma vacaciones

La tecnología en la nube no se toma vacaciones, servicio cloud de Rosmiman®

Ha llegado el verano y los usuarios se van de vacaciones, pero esperan el mismo nivel de servicio y conectividad que durante el resto del año, sin importar las olas de calor, las rotaciones y bajas de personal, el alto consumo de energía o la saturación y cuellos de botella por el aumento de usuarios con el trasvase población desde los grandes núcleos urbanos a la costa o entornos rurales. Lejos de tomarse vacaciones, la nube se convierte en el aliado perfecto para garantizar la continuidad de las operaciones de los clientes con la seguridad de que está garantizada la disponibilidad de servicio de su negocio.

Conscientes de los retos de las empresas en verano, desde Acens, part of Telefónica Tech, han entrevistado a nuestro CEO, Antonio Ramírez Mayo, acerca de las medidas adoptadas para poder disfrutar de unas vacaciones sin riesgo de discontinuidad de negocio:

 

¿Durante los meses de verano experimentáis un incremento (porcentaje aproximado) en la demanda de servicios o una concentración de la demanda en alguna zona geográfica o sector determinado por parte de los clientes

No especialmente. Nuestro servicio cloud es muy estable en cuanto a demanda durante todo el año. En cualquier caso, la configuración del servicio cloud de Acens del que disponemos, tanto en infraestructura como en la arquitectura de Rosmiman®, nos permite acometer sin mayores imprevistos cualquier incremento de demanda de servicios independientemente de la zona geográfica, el tipo o sector del cliente que lo demande, tanto en almacenamiento y tráfico, como en usuarios y procesos de gestión que se activen.

 

¿Qué otras dificultades o retos afrontáis o habéis afrontado en el pasado durante el periodo de verano?

Sobre todo, nos preocupó en el pasado la disponibilidad del servicio cloud en cuanto a que el cliente no pudiese acceder al uso de las aplicaciones y servicios que les prestamos. Aunque este problema no se centraba en una época concreta del año y podía ocurrir en cualquier momento, actualmente las configuraciones de alta disponibilidad con Acens nos permiten minimizar al máximo estas contingencias.

 

¿En qué medida el Cloud y los servicios de Acens os han ayudado a solucionar esos problemas, u os ayudan actualmente a ofrecer vuestros servicios sin interrupción en los meses de verano? 

Como he comentado en el punto anterior, con el servicio cloud de Acens eliminamos la mayoría de los imprevistos en cuanto a disponibilidad, estando en porcentajes del 99,95%, ya que son sistemas muy estables, con una planificación y arquitectura diseñados para la eliminación de contingencias relacionadas con la interrupción del servicio en todos los niveles. Además, disponemos de un servicio de monitorización preventiva y predictiva permanente que nos ayuda a adelantarnos a los acontecimientos incrementando la fiabilidad y la seguridad.

 

¿Qué medidas tomáis de cara a los meses de verano? ¿análisis de parámetros concretos previos para evaluar el posible incremento de demanda de servicios por fechas o zonas geográficas, planificación de personal, etc.?

Es fundamental no perder la atención personalizada a nuestros clientes y usuarios en estos periodos vacacionales. Para ello establecemos servicios y protocolos de actuación y comunicación que permiten mantener al equipo de soporte accesible, aunque parte de él se encuentre no disponible o desplazado de su lugar habitual de trabajo, manteniendo activos los 3 niveles de service desk que ofrecemos a nuestros clientes.

Una experiencia vital han sido los servicios de soporte a cubrir durante los 6 meses de duración de la Expo2020 de Dubái, en donde hemos coordinado desde España los servicios de soporte y asistencia técnica IT de modo mixto (presencial nivel 1 y 2 y remoto en nivel 3) de la solución de gestión de activos Rosmiman® de la que fuimos proveedores, durante las 18 horas diarias, incluidos días festivos, que permanecía abierto el evento con gran afluencia de público, teniendo en cuenta la diferencia horaria como factor de dificultad añadido.

 

Publicación de Acens aquí